Ancelotti tendrá la última palabra con Isco y Bale: el galés es un problema con su plaza de extracomunitario