Ancelotti consigue que la segunda fila responda: ni las rotaciones hacen flaquear al equipo

Ancelotti consigue que la segunda fila responda: ni las rotaciones hacen flaquear al equipo