Ancelotti celebró con rabia la victoria ante el Athletic: abrazo con su staff y grito de euforia