Suárez echa una mano a Luis Enrique y salva al Barcelona en un partido gris