Mano de Cabral y… ¡paradón de Sergio!