Sergio Asenjo desplegó las alas para amargar la noche al Madrid con sus paradas