Sensaciones enfrentadas tras el pitido final