El Reyno de Navarra, un estadio con muy malos recuerdos para el Barcelona