Real Sociedad y Sevilla justifican el auténtico espectáculo de la Liga con un partidazo