Pep no da la Liga por perdida