Neymar, ¿teatrero o castigado?