Neymar ya ha olvidado el corsé y cumple los plazos para volver en el Gamper