A Neymar le sale todo: se marcó un partidazo y metió un gol… ¡con la espinilla!