Neymar, sujetado entre compañeros para no encararse con un aficionado en Brasil