Neymar, acostumbrado a estar por los aires