Negredo se lo guisa y se lo come: su penalti salva los tres puntos para el Valencia