Negredo se apunta a la fiesta del derbi