Mourinho se despide con una goleada