De Marcos: "Anoeta parecía nuestra casa"