Los jugadores convoncan una huelga