Gurpegui salva el tiro de Negredo