El árbitro Gil Manzano confunde la roja con la amarilla y da un gran susto a Arribas