El gol de Gerard despertó al Madrid pero el arreón final blanco no fue suficiente