Cesc Fábregas reconoce que el Barça no puede tener tantos altibajos