El Deportivo desciende al infierno mientras la Real sube al cielo de Europa