El Coliseum, un campo de minas para el Madrid