El Celta se aferra a la permanencia