El Barcelona de Luis Enrique recupera la presión, el toque, la cantera y a Leo Messi