El Athletic-Atlético fue un partido al límite: así fue la batalla sin tregua de San Mamés