Arbeloa aplaudió y gritó a Casillas desde el banquillo tras una gran parada ante el Eibar