La mala postura de Rafinha al apoyar la mano en el suelo se queda en un susto