Así ha sido la mañana más dura del barcelonismo