La lesión de Cristiano se queda en un susto y podrá jugar la final de la Champions