El gol que el Elche nunca marcó y el Vicente Calderón sí celebró