La defensa, la asignatura pendiente del Barça