El 'efecto Pizzi' se diluye