El día de Gameiro en el Sevilla