La conexión Moi-Perbet hace un agujero a la defensa del Rayo en Vallecas