El bíceps femoral, la zona maldita de Messi