La asistencia al Camp Nou ha bajado 8.000 espectadores desde la época de Guardiola