Los árbitros coinciden: Es penalti y roja a Sergio Ramos, pero la norma es injusta