Tello, la promesa y el niño del Barcelona