Sergio Ramos necesitó hasta cuatro intentos para forzar la tarjeta amarilla