El Rayo tiene un objetivo: volver a tener más posesión que el Barcelona