Una avalancha tras el gol de Oriol Riera derrumba una valla y deja 40 heridos