Neymar quiere pasar página de la polémica por su traspaso ante la Real Sociedad