Messi, un vendaval en Sevilla que sirve al Barça para volver al liderato