Messi y Neymar, condenados a esperarse