El Madrid abusó de las individualidades y el Bernabéu pitó tras una jugada de Cristiano