El Real Madrid tapa todos sus fallos con la final de la Champions en Lisboa